Lula cree que su objetivo de reducción de emisiones de CO2 influyó en otros países

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, aseguró que la decisión de su Gobierno de anunciar una meta voluntaria de reducción de dióxido de carbono obligó a otros países que se resistían a hacerlo. El gobernante dijo en su programa semanal de radio que Brasil decidió presentar números el mes pasado para demostrar su compromiso con el combate al cambio climático y aceptó reducir sus emisiones de gases contaminantes hasta 2020 en entre un 36,1% y un 38,9%."Eso obligó que otros países, que se resistían a presentar números, comenzaran a hacerlo. Estados Unidos presentó números, más o menos (una reducción) del 18% hasta 2020. China presentó números de 40% a 45% hasta 2020", afirmó Lula en el programa radial "Desayuno con el presidente"."Puede haber algunas características diferentes ente los números que los países van a presentar, pero un paso importante es que ya está claro que todos los países tendrán que asumir responsabilidades porque el calentamiento global es responsabilidad de todos", agregó.El jefe de Estado de Brasil aseguró que, además de los compromisos de reducción de emisión de gases contaminantes, en la Cumbre de Copenhague también será discutido el origen de los recursos para financiar estos esfuerzos."Los países ricos, además de reducir sus emisiones, van a tener que colocar dinero para ayudar a los países en desarrollo y a los países más pobres para que también puedan asumir metas", aseguró. Agregó que la Cumbre también tendrá que garantizarle a los países en desarrollo acceso a nuevas tecnologías y a financiación para que puedan seguir creciendo de forma sustentable."Creo que todo el mundo está preocupado en encontrar una salida definitiva y en asumir su responsabilidad para garantizar la supervivencia del planeta, porque eso significa cuidar del futuro", aseguró Lula, quien reiteró su optimismo en torno a los resultados de la reunión de Copenhague el próximo mes.El presidente brasileño aseguró que los temas de Copenhague fueron abordados en la reunión que tuvo el jueves pasado en la ciudad brasileña de Manaos con representantes de los países amazónicos, incluyendo Francia, que calificó como provechosa."Elaboramos un documento que es casi una Carta de Principios para los países que comparten la Amazonía. Esa Carta de Principios, con certeza, va a orientar el comportamiento de todos los presidentes de Suramérica, especialmente de los más vinculados a la Amazonía, en nuestra participación en Copenhague", afirmó. Fuente: adnmundo.