Copenhague: grandes promesas, pero escasos avances concretos

Ayer fue entregado el primer borrador a los 92 países que integran la cumbre sobre el clima. En el documento, proponen limitar el aumento de la temperatura promedio del planeta entre 1,5 y 2 grados. Siguen las negociaciones.La cumbre sobre cambio climático en Copenhague logró avances a medio camino de sus maratónicas negociaciones, pero aún continúan estancados muchos de los temas más complejos, como las metas en recortes de emisiones de gases, dijeron el sábado algunos delegados. "Hemos hecho progresos considerables en el curso de la primera semana", dijo a los delegados Connie Hedegaard, ministra del gabinete danés en la reunión de Copenhague, que hasta el 18 de diciembre intentará forjar un nuevo pacto para detener el cambio climático.Sin embargo, el primer proyecto de acuerdo sobre el cambio climático mundial evidencia dos carencias significativas: la fecha límite para que los gobiernos adopten un tratado legalmente vinculante contra el calentamiento global y ofrecimientos concretos para financiar el uso de las llamadas "energías limpias" en países pobres."Vemos que está surgiendo el perfil de un mecanismo de tecnología", sostuvo Michael Zammit Cutajar, quien lidera las negociaciones sobre los nuevos objetivos para todos los países. Sin embargo, los delegados añadieron que había profundas divisiones respecto a algunos asuntos, como elevar los fondos para las naciones pobres y repartir la carga de los recortes de emisiones antes de que la cumbre llegue a su fin el 17 y 18 de diciembre, ante la presencia de 110 líderes mundiales.El documento evidencia las diferencias que produjo la difusión de análisis científicos que ponen en duda el argumento acerca de que el aumento de la temperatura promedio anual en el planeta es exclusivamente el resultado de actividades humanas, como la producción industrial, el transporte de combustión interna y la destrucción de bosques y selvas. Respecto a las temperaturas, el documento sugiere limitar el aumento de la temperatura promedio mundial sobre niveles preindustriales en un rango de 1.5 a 2.0 grados centígrados.Para lograrlo, el mundo debería al menos reducir 50 por ciento las emisiones de gases de efecto invernadero para el año 2050, con respecto a los niveles de 1990, y las acciones deben estar encabezadas por las naciones más ricas. Otras opciones de reducción son 85 y 95 por ciento, pero eso tendrá que ser objeto de negociación. El borrador también propone un segundo período para el Protocolo de Kioto, de 2013 a 2018 o del 2013 al 2020, con un anexo especial para los compromisos de Estados Unidos (que nunca firmó ese Protocolo).
Discrepancias. Estados Unidos cuestionó el proyecto de acuerdo porque no exige suficientes esfuerzos a grandes países en vías de desarrollo. "En muchos sentidos, el texto es un paso constructivo, pero Estados Unidos no considera la atenuación como una base para la negociación", afirmó Todd Stern, enviado especial del gobierno del presidente Barack Obama.China también manifestó su desacuerdo con este borrador, pero a causa de los temas económicos. "El financiamiento de corto plazo para ayudar a países en desarrollo a enfrentar el calentamiento climático no es la respuesta", afirmó el viceministro chino de Relaciones Exteriores, He Yafei. Otro tema motivo de diferencias en la conferencia fue la oferta de la Unión Europea de aportar 10 mil millones de dólares para financiar proyectos de respuesta al calentamiento global. "Creo que (los fondos) no sólo son insignificantes, sino que alimentan más la desconfianza sobre las intenciones de los dirigentes europeos en el ámbito del cambio climático", dijo Lumumba Stanislas Dia Ping, el jefe de la delegación de Sudán, país que preside el Grupo de los 77, del que también forman parte China y numerosos países latinoamericanos.
Fuente: adnmundo.