El ave más grande del mundo llegó al Zoológico


Por: Diana Lucía Rincón Y.
Jefe Departamento de Mercadeo y Comunicaciones
Fundación Botánica y Zoológica deBarranquilla

La Navidad le trajo al Zoológico de Barranquilla un regalo gigante, muy gigante: El avestruz, el ave más grande del mundo de la fauna.
Un par de avestruces, una hembra y un macho, estarán ubicadas en una amplia exhibición, la segunda más espaciosa del lugar, al lado de la que acoge al elefante. Se encuentra ubicada en la Zona África, en cercanías también con las suricatas, los papiones y las cebras. Cuenta con una fuente de agua y un diseño especial que asemeja el paisaje que normalmente encuentran los avestruces en su hábitat natural.
Hace un mes llegaron al Zoológico y la pareja se ha mostrado adaptada al hábitat. Muy tranquila, vigorosa y curiosa con todos los cuidadores, biólogos y veterinarios. La exhibición tiene un vidrio alto, donde las aves se acercan constantemente y pueden ser observadas detalladamente por los visitantes.
En esta especie, los machos son de plumas negras, son más grandes y más vistosos que las hembras, que poseen un plumaje gris.
El avestruz es bastante veloz con sus largas zancadas puede recorrer hasta 70 kilómetros por hora. Pueden llegar a medir 2 metros con 75 centímetros, lo cual la convierte en el ave más grande del mundo. Su máxima medida es suficiente para superar el tamaño de un camello.
Uno de los mitos que existe sobre los avestruces señala que meten su cabeza en la tierra cuando sienten amenazados, pero en realidad es una manera de enterrar y acomodar sus huevos, que pueden llegar a medir 20 centímetros de diámetro y pesar hasta 1800 gramos. Y es que el Zoo cuenta desde hoy con la más enorme de las aves, la que más pesa y la que pone los huevos más grandes. Son tres récords reales en el mundo animal.
Se puede decir que en cautiverio se reproducen con cierta facilidad. De hecho, con apenas un mes en el Zoológico de Barranquilla, los avestruces ya han escondido varios huevos bajo tierra.
La nueva exhibición se abre al público en esta temporada de vacaciones para que los niños, jóvenes y adultos encuentren un motivo más para visitar al hermoso Zoológico de Barranquilla.
Como sus huellas son inusuales, pocos adivinaron o descubrieron, en medio de la campaña de expectativa, cuál era el nuevo habitante del Zoo. Pero el misterio finalizó hoy jueves. Bienvenidas los avestruces y todas las personas que quieran conocerlas desde sus huellas hasta su pico. --