Al banquillo científicos de la ONU por errores en informe de calentamiento global

El estudio, que planteaba que los glaciares de los Himalayas desaparecerían en el 2035, ha sido catalogado por especialistas como especulativo. Un emérito científico afirma haber advertido a sus homólogos del Grupo intergubernamental de expertos sobre la evolución del clima (GIEC) que hubo un error sobre el Himalaya, que hoy obliga a los expertos a corregir su informe.
El GIEC anunció el lunes una investigación sobre recientes acusaciones que cuestionan sus previsiones sobre la desaparición de los glaciares del Himalaya en 2035, en el segundo capítulo del informe de 2007, dedicado a los impactos regionales del cambio climático. "A fines de 2006 (...) me di cuenta de ese error y de algunos otros. Fue antes de la última revisión, pero antes de la publicación, por tanto existía la posibilidad de modificar" el texto, dijo el profesor Georg Kaser, del instituto de glaciología de Innsbruck (Austria) "Lo dije", insistió. "Pero por una razón que ignoro, no reaccionaron", afirmó, lamentando una cierta falta de profesionalidad de parte de sus colegas encargados de este capítulo. El profesor Kaser confesó temer que este "caso" afecte la credibilidad de los expertos del GIEC. En su cuarto informe, publicado en 2007, el GIEC advirtió que los glaciares de la cadena del Himalaya retrocedían más rápido que los demás glaciares del mundo y que "podría desaparecer de aquí a 2035 o incluso antes". Pero el plazo de 2035, de un discutible valor científico, podría no estar basado en ninguna investigación, según revelaciones del Sunday Times, publicadas el pasado fin de semana. Este caso puede suponer un nuevo revés para los expertos del clima de la ONU, encargados de dar sustento a las decisiones de los políticos, tras el caso del "climategate" que estalló antes de la cumbre de Copenhague. Esta polémica surgió al salir a la luz miles de correos pirateados a expertos de la universidad de East Anglia, en el Reino Unido, que sugieren que el cambio climático no es causado por la actividad humana. Sin embargo según los participantes en Copenhague, el caso fue usado para sembrar confusión y desacreditar la evidencia científica de la influencia del hombre en el calentamiento del planeta. Fuente: eltiempo.com