Primeras casas de café ayudan a frenar la deforestación

A vuelo de pájaro parece una casa normal. ¿Hecha de madera, concreto, baldosín? No importa, lo fundamental a simple vista es que es una vivienda como cualquier otra. Las diferencias se empiezan a notar cuando se palpan sus paredes. E incluso, cuando se huelen. Es la primera casa de café que se construye en el mundo. O para ser más exactos, de cisco, una cáscara que se desprende del grano cuando es trillado y que los caficultores siempre han arrojado a la basura. Pero de basura, pasó a ser un elemento inspirador para estudiantes de maestría de la Universidad de los Andes, liderados por el ingeniero Jorge Medina, director del Grupo de Materiales y Manufactura CIPP- CIPEM de la institución, quienes lo acaban de transformar en un material 'biónico', que además de fuerte y liviano, es respetuoso con el medio ambiente. En pocas palabras, el cisco se mezcla con PVC reciclado y de esa fusión resultan unas tabletas o listones que se convierten en lo más parecido a las piezas de un Lego gigante. Luego se encajan una a una, sin necesidad de pegante o cemento, hasta formar la casa. Materiales de este estilo se hacen en el mundo con frecuencia. Son conocidos como WPC, término que traduce 'compuesto de madera plástica'. La diferencia es que el desarrollado en Colombia no usa aserrín o madera como es lo usual, sino el cisco como materia prima principal, y para el que no se habían descubierto otros usos de valor agregado. Este proyecto, que comenzó como cualquier trabajo académico, fue apoyado por Colciencias y ya fue reconocido con el premio 'Crea PVC a la Innovación 2009', organizado por la multinacional Mexichem, que tuvo como tema central el 'diseño para la sustentabilidad' en vista de los impactos del cambio climático. Pero fue la empresa privada la que le dio el impulso final a la idea: la firma Maeco acaba de comenzar a fabricar las tabletas con el nombre de WoodPecker (pájaro carpintero). Fuente: eltiempo.com