Responsable del medioambiente de la ONU es pesimista sobre la cumbre de diciembre en Cancún

Pero "lograr al mismo tiempo los grandes acuerdos (necesarios) tanto en materia de contenido como en la forma, y ultimarlo todo en sólo dos semanas es algo muy difícil", señala el funcionario que ha estado al frente de esas difíciles negociaciones. Los gobiernos confiaban en que el acuerdo limitado que firmaron hace dos meses en la cumbre de Copenhague pudiese convertirse en un tratado en toda la regla en la próxima reunión de Cancún. Pero el pesimismo manifestado por de Boer dará más argumentos a quienes reclaman reformas más urgentes y que se abandone el siempre lento proceso de toma de decisiones de la ONU. "La dimisión (de Yvo de Boer) es descorazonadora. Si alguien tan adepto políticamente, tan dedicado y carismático como él es incapaz de imponer la disciplina (necesaria) en el proceso (de la ONU, está claro que el proceso ha quebrado y que son necesarias reformas", afirma Paul Bledsoe, de la Comisión sobre Política Energética de EEUU. En sus declaraciones al Financial Times, de Boer critica el "atronador silencio" del texto que se negocia en la ONU en lo referente al papel del sector privado en la lucha contra el cambio climático, omisión de la que culpa indirectamente a los propios gobiernos. El acuerdo al que llegaron los gobiernos en Copenhague ha sido criticado por muchos, que consideran insuficientes los compromisos de reducción de las emisiones de gases invernadero así como el carácter no vinculante del documento.
Fuente: eltiempo.com