El BID dona cuatro millones de dólares para la conservación de costas

Los fondos se utilizarán para consolidar las 13 áreas marinas protegidas existentes en las costas ecuatorianas. El Banco Interamericano (BID) aprobó una donación de 4 millones de dólares de su fondo BID-Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) para apoyar la conservación de la diversidad marina y costera de Ecuador, con especial énfasis en los tiburones, informó el organismo.El fondo respaldará la red de áreas protegidas establecidas por el Gobierno y "la implementación del plan de acción para la preservación de los tiburones", informó el BID en un comunicado.A ese fondo de 4 millones se sumará una aportación del Gobierno ecuatoriano de 4,3 millones de dólares adicionales "en fondos de contrapartida local", con lo que el proyecto tendrá una financiación total de 8,3 millones.Además, según el BID, esos fondos se verán complementados por un financiamiento asociado de 13 millones de dólares "del proyecto de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) denominado Asociaciones para la Conservación de la Biodiversidad en las Tierras Bajas y la Costa del Pacífico de Ecuador".Los fondos se utilizarán para consolidar las 13 áreas marinas protegidas existentes en las costas ecuatorianas y crear dos nuevas, así como "para apuntalar el Plan de Acción Nacional para la Conservación y el Manejo de Tiburones de Ecuador (PAT-EC), añade el texto oficial.Ese plan sobre tiburones fue adoptado en 2006 para enfrentar el problema de "la declinante población de tiburones, en particular la del tiburón martillo".Con el proyecto se espera disminuir "sustancialmente" las capturas accidentales de tiburones, para lo cual es necesario implicar a los cerca de 60.000 pescadores artesanales de Ecuador, que operan en 138 localidades distribuidas a lo largo de la costa.El plan sobre el manejo de tiburones contempla asimismo capacitar a 50 científicos y administradores, recabar información, y la publicación de guías para la conservación y manejo de especies en peligro de extinción.Por otro lado, con las dos nuevas áreas protegidas que se crearán a raíz del proyecto, "se elevará el territorio total de zonas protegidas de 332.000 a 400.000 hectáreas" que, al igual que el resto de las zonas protegidas, "deberán presentar planes de manejo y mapas con sus límites precisos".Esas áreas se integrarán a una red nacional y ampliarán su alcance de protección, pues además de enfocarse en la conservación de los manglares, incluirán otros ecosistemas como arrecifes rocosos, estuarios, fondos de arena y montes marinos.Además, con el objetivo de mejorar la vigilancia y el cumplimiento de las normas, las áreas marinas y costeras protegidas se incluirán en el sistema de vigilancia de embarcaciones de la Guardia Costera y se actualizarán las normas para asegurar la sanción de infracciones, concluye el comunicado. Fuente: elespectador.com