La deforestación contamina mucho más que los carros, trenes, aviones y barcos del mundo

El informe, publicado en la revista científica 'PLoS Biology', da una razón más en favor de las áreas de conservación forestal, por las que luchan las ONG medioambientales desde hace décadas. La destrucción de los bosques provoca el 15 por ciento de las emisiones de gases que causan el efecto invernadero, por lo que si esa gran chimenea no se controla el mundo no podrá estabilizar el clima terrestre, según la investigación, hecha por 16 expertos de Estados Unidos y Brasil. "Las áreas de conservación forestal, incluidas las tierras indígenas, son opciones atractivas para la reducción de las emisiones", dijo Taylor Ricketts, autor principal del estudio. Según sus cálculos, las zonas protegidas establecidas en la Amazonía brasileña entre el 2003 y el 2007 preservarán 270.000 kilómetros cuadrados de selva que habrían sido destruidos hasta el 2050. La creación de nuevas áreas protegidas en los países en desarrollo y una mejor preservación de la vegetación en las que ya existen costaría al mundo 4.000 millones de dólares al año: menos que reducir la emisión de gases con otros métodos. Fuente: eltiempo.com