Las llamadas de los orangutanes macho no sólo son sexuales sino que informan de su contexto e identidad

El análisis de las largas llamadas de los orangutanes macho en Borneo revela que no sólo sirven para atraer a las hembras sino que también contienen información sobre la identidad y el contexto de quien las realiza, según un estudio de la Universidad de Zurich en Suiza que se publica en la revista 'Ethology'. Los investigadores, dirigidos por Carel van Schaik, siguieron a tres orangutanes sexualmente activos llamados Niko, Kentung y Fugit en una reserva natural de Tuanan, en Borneo. El área de investigación cubría 750 hectáreas de bosque de turba en el que la densidad media de orangutanes es de 4,5 por kilómetro cuadrado. Repertorio de llamadas. Según explica Brigitte Spillmann, coautora del estudio, los orangutanes tienen un rico repertorio de llamadas, sin embargo sólo los machos sexualmente maduros emiten llamadas de larga distancia con una serie de pulsos y gruñidos profundos largos que pueden oírse a lo largo de un kilómetro de densa jungla. "El reconocimiento individual es importante en la comunicación a largas distancias cuando los individuos están separados más allá del contacto visual, examinamos si la identidad individual y el contexto también se codificaban en una llamada larga", añade la investigadora. La conducta de los tres orangutanes se documentaba cada vez que emitían una llamada larga y sus patrones de conducta se dividían en dos categorías. De forma frecuente los machos emitían llamadas espontáneas donde no existían avisos obvios detectados por los observadores. Los animales también llamaban en un estado entusiasta en respuesta a avisos sociales, como la llamada larga de otro macho, cuando caía un árbol cercano y cuando el que hacía la llamaba volcaba un árbol. Este volcado de árboles, cuando el animal que llama abate un árbol muerto en una ruidosa exhibición de conducta dominante, es comparable al golpeteo del pecho en los gorilas. Si un macho adulto oye un árbol cayendo cerca, esto podría sugerir que un macho rival está realizando esta conducta y conducir a una larga llamada en respuesta. Las llamadas largas emitidas en un estado de excitación son ligeramente más rápidas, tienen pulsos de duración más corta y contienen más pulsos y chasquidos que las llamadas espontáneas.
Las hembras responden. Los investigadores también analizaron cómo las hembras de orangután responden a las llamadas largas y descubrieron que éstas reconocen no sólo quién llama sino también diferencias claras en las características acústicas de las llamadas largas emitidas en diferentes contextos. Los científicos analizaron las respuestas entre un macho que llamaba y una hembra que escuchaba la llamada pero que no estaba asociada con el orangután en cuestión. Las hembras con descendencia que dependía de ellas se alegaban de las llamadas espontáneas mientras que una pequeña muestra de hembras sexualmente activas parecía aproximarse al animal que realizaba la llamada. Cuando las hembras escuchaban una llamada larga excitada parecían ignorar a quien la realizaba. Según señala Spillman, "esto podría ser porque las hembras de Borneo con descendencia y los machos rivales no son un objetivo de las llamadas largas espontáneas pero las escuchan. Sin embargo, el coste para el que llama puede ser alto si existe un macho más dominante que escucha que pueda responder". Según los científicos, las llamadas largas dadas en respuesta a un alboroto son probablemente proyectadas para repeler a rivales o a depredadores potenciales, y son responsables de la falta de reacción de las hembras en comparación con las llamadas largas espontáneas. Las hembras son capaces de entender la diferencia entre los tipos de llamadas largas y reacción de forma acorde.
Fuente: ecodiario.com