Alarma derrame de petróleo en el Golfo de México

Una gigantesca mancha del combustible se extiende frente a las costas de Nueva Orleans por el colapso de una plataforma petrolífera. El presidente Obama afirmó que el incidente "está siendo tratado como la prioridad número uno" de su gabinete. Una cantidad de crudo equivalente a unos 8.000 barriles de petróleo empezó a derramarse en las aguas del Golfo de México tras el hundimiento de una plataforma petrolífera situada a unos 65 kilómetros de las costas del estado norteamericano de Louisiana, según estimaciones del Servicio de Guardacostas estadounidense, que consideran lo sucedido como un incidente ecológico "grave".Se trata de un incidente que tuvo su origen una fuerte explosión registrada el pasado martes en la instalación, donde en aquel momento se encontraban 126 personas. Al menos 17 personas resultaron heridas, y once más aún siguen desaparecidas. Los equipos de rescate, por otro lado, son muy pesismistas acerca de la posibilidad de encontrar a alguna de ellas con vida.A pesar de que según las primeras estimaciones este incidente no tendrá un gran impacto ecológico, un empleado de la empresa petrolera British Petroeum --que arrendaba la explotación del yacimiento a la empresa Transocean-- citado por 'The New York Times', afirmó que dicha estimación tiene "potencial" para cambiar. Por su parte, los guardacostas estadounidenses estiman que desde que la plataforma se hundiera se vierten al mar cerca de 50.000 litros de petróleo al mar."Estamos estudiando diversas opciones para dispersar el crudo, y para ello tenemos a los barcos correspondientes en estado de alerta, por si fueran necesarios", informó la portavoz del Servicio de Guardacostas, Sue Kerver, al periódico especializado en el sector petrolífero 'Upstream'.Por su parte, Robert Brice, un experto en cuestiones energéticas del Manhattan Institute, afirmó que este incidente "ya era serio, pero que si se permite que el crudo siga derramándose en el mar durante días o semanas, el impacto medioambiental será verdaderamente serio", afirmó en declaraciones recogidas por el diario estadounidense 'Christian Monitor of Science'. En la actualidad existe una mancha negra de más de tres kilómetros alrededor de la plataforma petrolífera.Las causas del incidente aún no están claras, aunque la senadora estadounidense por Luisiana, Mary Landriue, exhortó al Gobierno en un comunicado a acelerar la investigación de los hechos y a exponer las futuras conclusiones en el Congreso.Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, afirmó este jueves en un comunicado que este incidente "está siendo tratado como la prioridad número uno" de su gabinete y aseguró que estaba movilizando todos los recursos necesarios del Gobierno Federal para conjurar el peligro ecológico que pueda existir, consignó la agencia Europa Press. Fuente: adnmundo