Tras cuatro días de parálisis, reabrieron algunos aeropuertos europeos

Pese a que la erupción del volcán islandés se mantenía estable, varias aerolíneas realizaron vuelos de prueba sin pasajeros para comprobar si las cenizas afectan el funcionamiento de los aviones. Estiman pérdidas en torno a 150 millones de euros diarios. Muy lentamente, el transporte aéreo europeo retornaba a su normalidad por las nubes de cenizas que desprende un volcán islandés. Algunos aeropuertos de Alemania volvieron a operar parcialmente, en el sur de Francia se podía volar y toda España recobraba la actividad.Desde el jueves, unos treinta países europeos dispusieron el cierre total o restringieron su espacio aéreo a medida que avanzó la nube de cenizas que desprende el volcán del sur de Islandia Eyjafjöll. Las precauciones se deben a que las cenizas pueden dañar los reactores de los aviones.Tras decenas de vuelos de ensayo, las compañías informaron este domingo que no han comprobado "daños" en los aviones, por lo que la Asociación de Aerolíneas Europeas y la sección europea del Consejo Internacional de Aeropuertos exigieron una "inmediata reevaluación de las restricciones aéreas". La crisis actual les cuesta a las compañías en torno a 150 millones de euros diarios.España -en la presidencia semestral de turno de la UE-, convocó para hoy a una reunión extraordinaria por videoconferencia a los ministros de Trasportes de los países comunitarios para evaluar las medidas a tomar ante la situación provocada por el cierre de gran parte del espacio aéreo europeo.El cierre de los aeropuertos hizo colpasar también el transporte terrestre en Europa, donde en muchas plazas no hay boletos para trenes y buses hasta mediados de la semana próxima y los autos de alquiler y taxis han elevado sustancialmente sus tarifas por el desborde de la demanda.En tanto, la erupción del volcán subterráneo del glaciar Eyjafjallajökull se mantiene estable y, aunque sigue expulsando gases y cenizas, lo hace con menos vigor que en los últimos días, indican varios medios europeos. Fuente: adnmundo.