Buscan detener la fuga de petróleo

La petrolera británica BP inició ayer la operación para intentar sellar el pozo en el Golfo de México, aunque tanto la empresa como la Casa Blanca insistieron en que no hay garantías de éxito.El grupo británico British Petroleum (BP) anunció ayer el inicio de una compleja operación llamada "top kill" para sellar el pozo petrolero que está causando un desastre ecológico en el Golfo de México desde hace unas cinco semanas.La intervención, que según BP debería durar dos días, consiste en inyectar a muy alta presión, desde un barco en la superficie del océano, una solución de agua, materias sólidas y barita -un mineral- en dos circuitos que conducen a la válvula de seguridad del pozo, de donde se escapan el petróleo y el gas.La tarea es realizada por submarinos robóticos a 1.600 metros bajo el nivel del océano. Los expertos recuerdan que si bien esta técnica ya fue experimentada con éxito en otras ocasiones, nunca fue intentada a tal profundidad. El director general de BP, Tony Hayward, admitió ayer que "siete fallos" habían ocurrido antes de la explosión de la plataforma Deepwater Horizon el 20 de abril, sin precisar si se trataba de errores humanos o de problemas técnicos.El presidente norteamericano, Barack Obama, tiene previsto ir el viernes a Luisiana, el Estado más afectado por la marea negra, donde dará el jueves una rueda de prensa sobre este tema, tras enterarse de las conclusiones de un informe de su secretario de Interior, Ken Salazar, sobre el futuro de la perforación petrolera submarina. Nuevo incidente: ahora, en AlaskaPor otra parte, "varios miles de barriles" de crudo se derramaron el martes a raíz de un apagón que se produjo durante una prueba del sistema antiincendios de la estación de bombeo del oleoducto trans-Alaska, del que British Petroleum (BP) posee una parte, según la empresa Alyeska Pipeline Service.Una cuba de almacenaje se desbordó y el petróleo se virtió en una pila de retención de cemento, construida para ese tipo de incidente, informó el diario local Anchorage Daily News.El desastre ecológico también preocupa a los inuits de Canadá, que instaron este miércoles al gobierno de Ottawa a decidir una moratoria de las perforaciones petroleras y de gas en el Ártico, pues estiman que la marea negra en el Golfo de México impone rever las medidas de seguridad de las plataformas del Gran Norte. Fuente: adnmundo