El agua embotellada contiene más cantidad de bacterias que la del grifo

Un equipo de científicos canadienses procedentes de los Laboratorios Ccrest ha llevado a cabo un análisis mediante el cual han comprobado que el 70 por ciento del agua embotellada contiene más cantidad de bacterias que el agua del grifo. La doctora Sonish Azam confirmó que el agua que se vende envasada presentó unos niveles de bacterias 100 veces superiores a los permitidos, por lo que son necesarios unos controles mayores en la elaboración de las botellas. Azam también afirmó que realmente no es necesario consumir agua embotellada, teniendo en cuenta la alta contaminación presentada, y confirmó que esas bacterias podrían causar enfermedades. "Los altos niveles de bacterias en las botellas de agua pueden suponer un riesgo para la población vulnerable como mujeres embarazadas, niños o ancianos", recoge Telegraph. Por su parte, la doctora Chris Fenn, nutricionista, reconoció que en Reino Unido la calidad del agua del grifo es mejor que la embotellada. Añadió también el alto coste medioambiental que supone la fabricación de las botellas de plástico. Pese a estos análisis, no se promueve eliminar la compra de agua embotellada, puesto que el consumo es primordial para la salud. "Dos litros al día debería ser el consumo medio por persona". Fuente: ecodiario.