La NASA llevará a cabo su primera expedición por el Ártico

La primera campaña oceanográfica de la NASA se hará a la mar este 15 de junio para ver de cerca la forma en que las condiciones cambiantes en el Ártico están afectando a la química del océano y los ecosistemas que juegan un papel crítico en el cambio climático global. La misión 'Impactos del Clima en los Ecosistemas y la Química del Medio Ambiente del Pacífico Ártico' (ICESCAPE), investigará los impactos del cambio climático en la ecología y biogeoquímica de los mares de Chukchi y Beaufort. Un aspecto clave es cómo los cambios en el Ártico puede estar alterando la capacidad del océano de absorber carbono de la atmósfera. El gas de efecto invernadero dióxido de carbono es la principal causa del calentamiento global. Las predicciones del cambio climático en el futuro dependerán de conocer los detalles de cómo funciona el ciclo del carbono en diferentes partes del mundo. El programa científico Tierra de la NASA lleva a cabo investigaciones en el sistema mundial mediante observaciones de satélite. La identificación de cómo la ecología de la Tierra y la química están influenciados por procesos naturales y por los seres humanos es una parte clave de esta investigación. Modificaciones del ecosistema. El Océano Ártico, a diferencia de otros océanos, carece casi por completo de litoral, por lo que es un lugar ideal para estudiar los cambios climáticos en curso en un ecosistema marino ya muy afectado por la disminución de la cubierta del hielo del mar, la acidificación del océano, y un aumento de la radiación solar entrante. Estos cambios pueden modificar la física, biogeoquímica y la ecología de este ambiente de maneras que no son bien entendidos. La teleobservación por satélite ha proporcionado alguna información sobre estos cambios en los que ICESCAPE profundizará. "El ecosistema oceánico en el Ártico ha cambiado dramáticamente en los últimos años, y está cambiando mucho más rápido que cualquier otro océano del mundo", dijo el científico jefe de ICESCAPE Kevin Arrigo de la Universidad de Stanford. "Una disminución del hielo marino en el Ártico es, sin duda una de las razones para el cambio, pero esa no es toda la historia. Tenemos que averiguar, por ejemplo, de donde provienen los nutrientes que se alimentan de este crecimiento, si queremos ser capaces de predecir lo que será el futuro de esta región", explicó. ICESCAPE se hará a la mar a bordo del rempehielos Healy, el más avanzado de los guardacostas de los Estados Unidos. El Healy lleva a cabo una amplia gama de actividades de investigación, proporcionando más de 4.200 metros cuadrados de espacio de laboratorio científico. Está diseñado para romper grosores de más de un metro de hielo continuamente a tres nudos y operar en temperaturas tan bajas como -50 grados Fahrenheit. Partirá en junio. El Healy partirá de Ducth Habour, en las Islas Aleautianas, el 15 de junio y se dirigirá hacia el estrecho de Bering, donde comenzará el muestreo del océano. El viaje continuará por el sur del Mar de Chukchi y el mar de Beaufort a lo largo plataforma oceánica norte de Alaska. A principios de julio, el Healy se dirigirá hacia el norte hacia aguas más profundas, donde tomará muestras de hielo marino. Más de 40 científicos pasarán cinco semanas en el mar tomando muestras físicas, químicas y biológicas del océano y el hielo marino, utilizando una variedad de instrumentos que se utilizarán a bordo del Healy y desplegados en el océano y en el hielo marítimo. Un microscopio automatizado a bordo tomará fotografías digitales de las células del fitoplancton para las observaciones en tiempo casi real de las diferentes especies. Flotadores con comunicación en tiempo casi real por satélite serán colocados en el océano para medir la temperatura y diversas propiedades biológicas y ópticas. Los científicos también trabajarán en el hielo del mar a varios cientos de metros de la nave para estudiar el estado del hielo y la muestra del ecosistema del océano debajo de ella. Fuente: ecodiario.