La tormenta agravó el derrame de crudo

Las operaciones de BP fueron suspendidas cuando las condiciones meteorológicas empeoraron. Se demoraron así las tareas de contención y limpieza en el Golfo de México. La tormenta tropical Alex provocó la demora de los trabajos de limpieza y contención en el Golfo de México en el sitio del derrame de crudo de BP, aún cuando la reparación potencial al vertido está a semanas de distancia.La primera tormenta de una temporada de huracanes del Atlántico que sería una de las más intensas en años dejó su marca en el derrame y arrojó más crudo a playas y marismas lo cual obligó a la compañía británica a suspender sus tareas. Un estudio de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica estadounidense (NOAA) sobre el impacto de la fuga en el largo plazo, reveló que la corriente del Golfo llevaría parte del derrame hasta las turísticas costas de Miami. Mientras Washington preparaba ayer una nueva versión de una moratoria a la perforación petrolera en aguas profundas, BP y la Guardia Costera esperaban poder retomar hoy el trabajo de sus equipos.Las operaciones incluyen el despliegue de barreras de contención y el uso de dispersantes que son rociados desde aviones.Robert Dudley, quién encabeza las tareas de restauración de BP, dijo que las marejadas y vientos provocados por Alex estaban impulsando el avance hacia tierra firme de la extensa mancha de petróleo. "Ha traído petróleo, desafortunadamente, desde la saliente de Florida a Luisiana, en este momento, en una cantidad mayor que la vista en los últimos días", dijo Dudley sobre los efectos de la tormenta, en una entrevista online en vivo con la cadena PBS. El Centro Nacional de Huracanes está siguiendo un nuevo sistema de baja presión en el noreste del Golfo de México que deriva hacia el oeste en dirección al derrame. Aunque el centro indicó que la probabilidad que devenga en tormenta es baja, su ubicación es una nueva amenaza para los trabajos de limpieza. Meteorólogos advirtieron que la presente temporada de huracanes que comenzó el 1 de junio podría ser una de las más intensas en varios años, con hasta cinco tormentas de gran escala. VEDA La veda que ordenó el Gobierno del presidente Barack Obama, prohibe la exploración y la perforación de pozos a más de 152 metros (500 pies) bajo la superficie del mar, y pretende dar tiempo a una comisión para que investigue el derrame y proponga nuevas reglas de seguridad que prevengan futuros accidentes. Pero las petroleras y muchos legisladores estadounidenses dijeron que esta medida forzaría a los operadores de plataformas a llevar su negocio a otros países, aumentando la dependencia de las importaciones de crudo y de que ocurran otros derrames por el intenso tránsito de buques tanques. El Golfo de México tiene las reservas de petróleo más prometedoras de Estados Unidos, y una serie de grandes hallazgos de parte de compañías, BP incluida, reverdecieron la inversión en aguas cada vez más profundas y difíciles. Fuente: adnmundo.