Centroamérica planea un “futuro geotérmico”

Los países del centro del continente buscan aprovechar su geografía volcánica para producir energía renovable. La dependencia de Centroamérica a las importaciones petroleras obligó a los gobiernos a buscar alternativas energéticas. La opción que más fuerza está tomando es la energía geotérmica, debido a su particular geografía con volcanes activos. Las plantas geotérmicas son una fuente segura de electricidad y no generan daño medioambiental, el único aspecto negativo sería la elevada inversión para desarrollar el proyecto. En España ya se está estudiando un plan para instalar plantas geotérmicas en las Islas Canarias, el único lugar donde pueden aprovechar las energías de los volcanes para crear electricidad. En Guatemala, el Gobierno se propuso producir el 60% de la energía mediante plantas geotérmicas e hidroeléctricas en el año 2022. Para poder llevar a cabo este plan, el Gobierno ofrece recortes de impuestos sobre el equipo para montar plantas geotérmicas. En la actualidad, en el país ya operan dos plantas geotérmicas, que son gestionadas por la empresa Ormat Technologies. Las plantas consiguen la energía a partir de agua que es calentada por cámaras llenas de roca fundida de las profundidades de la tierra. Aunque las plantas que gestiona la firma Ormat en Guatemala sólo generan 33 megavatios, desde el Ministerio de Energía y Minas aseguran que el país tiene potencial suficiente para producir hasta 1.000 megavatios de energía geotérmica. En el caso de El Salvador, más de una quinta parte de sus necesidades energéticas proviene de este tipo de energía. Sus dos plantas geotérmicas tienen una capacidad instalada de 160 megavatios, y el Gobierno ya estudia la posibilidad de abrir una tercera. Costa Rica, otro país centroamericano que está avanzando en el uso de esta energía alternativa, dispone de cuatro plantas geotérmicas con una capacidad de 152 megavatios, y a principios de 2011 pondrá en funcionamiento una quinta. Además las autoridades están haciendo investigaciones para construís dos más. En el caso de Nicaragua, la energía geotermal genera 66 megavatios y según las proyecciones gubernamentales se prevé elevarlo a 166 megavatios en los próximos cinco años. Centroamérica tiene un enorme potencial para producir energía geotérmica, al estar asentada en placas tectónicas de la cuenca del Pacífico, que se deslizan causando sismos y erupciones volcánicas. El problema de la energía geotérmica es el elevado costo de la tecnología necesaria. Aunque muchos analistas del sector consideran que los costos comenzarán a bajar, y las tecnologías renovables serán competitivamente más rentables con los otros sectores tradicionales de energías, como la fósil. Fuente: adnmundo.