LA OTRA MITAD DEL MEDIO AMBIENTE.

POR: ADELFA FIALLO PESTANO

Ha pensado usted que también es, parte del Medio Ambiente, la violencia, el robo, las enfermedades infecciosas, los sentimientos de amor y respeto, el intercambio de experiencias y las expectativas mutuas personales? …Pues mire que si, porque estas acciones comprenden las relaciones sociales del concepto de Medio Ambiente en su totalidad.
Estamos acostumbrados a ver, escuchar y leer noticias sobre Medio Ambiente que comentan, denuncian y critican la acción del hombre sobre la flora, la fauna, el suelo, los mares y la atmósfera. Pero, pocas veces observamos notas con una dimensión ambiental, sobre los daños e impactos que provocan las personas en sus relaciones con su propia especie. ¿Acaso estas acciones, no atentan contra el equilibrio de la población de nuestra especie, uno de los componentes del medio ambiente?
El Medio Ambiente ha de ser interpretado con enfoque holístico, amplio, complejo con sus innumerables conexiones e interacciones, sus dependencias y repercusiones, no solo con la naturaleza y el hombre, sino también con él mismo, sus relaciones sociales y su comportamiento con el resto de los hombres.
En general, se habla de Medio Ambiente cuando la naturaleza provoca alteraciones en el ecosistema como los huracanes, las inundaciones, las sequías, los terremotos, el cambio climático. Sin embargo, la pobreza, la insalubridad, el desempleo y el analfabetismo en que vive un gran parte de la población mundial, también, son parte del medio ambiente.
También forma parte del medio ambiente, conservar y guardar un libro, una obra de arte, un sitio importante, una historia, para transmitirla a las nuevas generaciones. Al mismo tiempo, que es necesario que perduren los bosques, la vida en los mares, el aire que respiramos. Acaso, no existe una pérdida del equilibrio del medio ambiente cuando se pierden los sentimientos de solidaridad, amistad e igualdad entre los hombres.
El Medio Ambiente, visto como un sistema complejo por la ciencia, es reciente. Su estudio en las últimas décadas contempla un nuevo enfoque que abarca lo ecológico y lo social, interrelacionándolo.
Y no es que perdamos de vista, los daños, los impactos y las contaminaciones que producimos al componente ecológico, o nos preocupemos solo por éste o por el social. Sino que interpretar, comprender y entender el concepto de medio ambiente va más allá del impacto del hombre en la naturaleza, es pensar y actuar con una visión completa, holística e interactiva en correspondencia con nuestra propia especie y con el resto de los componentes del medio ambiente.