Revelan la verdadera razón por la cual se hundió el Titanic a casi 100 años de la catástrofe

Desde que ocurrió la tragedia el 15 de abril de 1912, la mayoría atribuía el hundimiento del Titanic a la gran velocidad a la cual se desplazaba y que, por ende, le impidió reaccionar a tiempo ante el avistamiento de un iceberg al sur de las costas de Terranova. Sin embargo, a casi 100 años del hecho, la nieta de uno de los sobrevivientes sacó a la luz la que sería la verdadera causa de la catástrofe. Según el relato de Louise Patten (56) en su libro “Good as Gold” (Tan Bueno como el Oro), su abuelo Charles Lightoller, británico que se desempeñaba como segundo oficial del navío, mantuvo hasta su muerte en 1952 el secreto sobre lo ocurrido aquel fatídico día: un error de timonel. En su versión, la tripulación sí se percató del iceberg a tiempo pero aquella era la época de transición de la navegación a vela a la navegación a vapor; ambas con características muy distintas. Mientras en el viejo sistema si uno quería dirigirse a la izquierda viraba el timón a la derecha, con el nuevo sistema que usaba el Titanic era como manejar un vehículo: girar hacia la dirección que se deseaba. Por ello, y como la mayoría de los navegantes de entonces estaban acostumbrados a la navegación a vela, se produjo un error de comunicación. En el buque existían dos sistemas de gobierno sometidos a dos mandos diferentes, uno situado en frente del otro. Entonces, cuando William Murdoch, primer oficial del Titanic, dio la orden “fuerte a estribor”-girar la rueda a la izquierda según el nuevo sistema- al visualizar el iceberg, el subordinado Robert Hitchins la malentendió por lo cual giró la embarcación a la derecha, desatando uno de los mayores accidentes del siglo XX que provocó la muerte de 1.517 personas. Pese a que, casi de forma inmediata, se le avisó a Hitchins que debía enmendar la marcha ya era demasiado tarde. Sumado a esto, agravó el error el hecho de que el presidente de White Star Line –propietaria del buque-, Bruce Ismay, convenciera al capitán de que siguiese navegando en lugar de frenar el Titanic basándose en la falsa creencia de que era insumergible. Esta acción de navegar después del choque durante 10 minutos finalmente hizo que aumentara la presión del agua, la cual entraba por el casco averiado, y permitió que el Titanic tardara mucho menos tiempo en hundirse de lo que hubiera demorado en otras condiciones, como informó Esmas. “Esta revelación eleva el nivel de la tragedia”, aseguró Patten quien supo del secreto por boca de su abuela. Además, indicó en su libro que su abuelo mintió en dos investigaciones posteriores al naufragio por temor a causar la bancarrota de White Star Line y para no provocar el despido de sus colegas aunque, según su nieta, también incidió su reputación y el hecho de que luego de la evacuación de Dunkerque en la Segunda Guerra Mundial fuera considerado un héroe. Fuente: radiobiobio.cl