Proyectos ambientales, la moda entre la banca

Sólo nueve grandes bancos latinoamericanos han suscrito los Principios de Ecuador, pero otros buscan sumarse a la lista. Un proyecto minero se pospone por las protestas de comunidades indígenas en Perú. La construcción de una carretera se suspende en Cundinamarca, Colombia, porque afecta los recursos hídricos. Represas que se paralizan en Brasil ante la protesta de organizaciones ambientales, y una termoeléctrica que deja de construirse en el norte de Chile ante el clamor ciudadano por el impacto que tendría en una reserva marina. Los temas ambientales y sociales se han transformado en una de las principales fuentes de riesgo en los grandes proyectos de inversión en América Latina. Y los bancos pueden ser una de las principales víctimas. La banca chilena se enteró demasiado tarde que algunas granjas de salmones se contagiaron con el virus ISA y, por una mala gestión ambiental, terminaron contaminando a gran parte de la producción salmonera del país. La banca tenía comprometidos 1,600 millones de dólares en créditos en la industria y aunque no se perdieron en su totalidad, claramente el nivel de riesgo se elevó tras la crisis. Éste es el origen de los Principios del Ecuador para Instituciones Financieras, un decálogo de estándares para analizar el financiamiento de proyectos que pueden tener impacto ambiental y social. Fueron creados en 2003 por un grupo de bancos globales -Citigroup, ABN-Amro, Barclays y WestLB- sobre la base del modelo ambiental del Banco Mundial y las políticas sociales de la International Finance Corporation, IFC. Adopción de principios. Hasta ahora, 70 grandes instituciones bancarias del planeta han adoptado estos principios. Sólo nueve de ellos son latinoamericanos y seis bancos comerciales -Banco Bradesco (Brasil), Banco Galicia (Argentina), Bancolombia (Colombia), CIFI (Costa Rica), Corpbanca (Chile) e Itaú-Unibanco (Brasil)- y tres son estatales -Banco República (Uruguay), Banco do Brazil y Caixa Econômica Federal (Brasil)-. Tres bancos mexicanos (uno privado y dos estatales) están avanzados en el proceso de adopción de los principios. “Para muchos bancos pequeños y medianos no tiene sentido en términos de negocio adoptar los Principios del Ecuador pues no financian proyectos complejos”, dice Piotr Mazurkiewicz, oficial de Políticas medioambientales y sociales de la IFC, unidad del Banco Mundial que trabaja con el sector privado. “No obstante, aún hay un gran número de grandes jugadores en la región que están expuestos a un alto nivel de riesgo social y ambiental que no siguen estos principios. Algunos de ellos son grandes bancos estatales de desarrollo”. De hecho, el Bndes, el gigantesco banco de fomento industrial brasileño, cuyo financiamiento de proyectos supera al de multilaterales como el Banco Interamericano de Desarrollo, es uno de los que aún no suscriben estos principios. El chileno Corpbanca, el primero y único banco de su país que ha suscrito los Principios del Ecuador, lo hizo pese a que maneja un pequeño volumen de estos proyectos al año. “Son unos 11 proyectos sobre los 10 millones de dólares y que tienen impacto ambiental o social los que se evalúan anualmente bajo los Principios de Ecuador”, dice Jorge Gómez, gerente de marketing de Corpbanca. “El departamento de análisis de riesgo mira que esté todo autorizado, se analizan los planes de mitigación en caso de que haya impactos asociados y se evalúa el riesgo ambiental y social del proyecto”. Procedimientos. La adopción de los principios es un mero trámite para los bancos. La dificultad surge cuando hay que hacerlos operativos. Según la IFC, la parte más compleja es “establecer un sistema de gestión ambiental y social sólido, además de un mecanismo de reporte apropiado y a tiempo de la implementación de los principios”, según dice Mazurkiewicz. Muchos bancos, no obstante, saben muy poco del tema. “Aún hay confusión sobre qué parte de la organización debe hacerse cargo de los Principios del Ecuador”, dice Gómez, de Corpbanca. Fuente: laprensa.hn