La Unión Europea endurece las normas para el tratamiento de residuos nucleares

Entre las medidas contempladas, figura el almacenaje de los residuos en depósitos subterráneos. Las centrales nucleares generan un tercio de la electricidad que consume la Unión Europea (UE), pero también 7.000 metros cúbicos de residuos radiactivos al año. Para evitar los riesgos derivados de la contaminación radiactiva, la Comisión Europea (CE) propuso una normativa más estricta para la gestión de residuos nucleares. Entre las medidas contempladas figura el almacenaje de estos restos en depósitos subterráneos. La CE considera que una normativa europea tranquilizaría los temores de la población, en parte originados por la catástrofe de Chernóbil en 1986. Según un reciente sondeo de la UE, "el 82% está a favor de normas europeas sobre gestión de residuos radiactivos". En la actualidad, los residuos radiactivos se almacenan en instalaciones situadas en superficie o a baja profundidad, pero se trata de una medida a corto plazo destinada a reducir su temperatura y radioactividad. Estos restos pueden plantear riesgos durante un millón de años. De ahí que "la mejor solución a largo plazo sea confinarlos a gran profundidad, donde hay menos posibilidades de accidentes, incendios o terremotos", aseguró la CE. Para inclinar a los Estados miembros a optar por la solución a largo plazo, la UE propuso un conjunto de normas comunes de seguridad al gestionar los residuos y los almacenes a gran profundidad en los que se confinarían. La normativa también se aplicará a los residuos del sector médico, la industria y la investigación. Las normas de seguridad del Organismo Internacional de Energía Atómica pasarán a ser vinculantes para todas las administraciones de la UE. Los países tendrán la obligación de publicar los proyectos de almacenes, y la Comisión podrá pedirles que los modifique si no cumplen las normas. Además, un organismo independiente concederá las licencias para construir y gestionar instalaciones de almacenamiento y velará por su seguridad. La nueva directiva obligará a los Estados miembros a presentar como muy tarde en 2015 planes nacionales con un calendario detallado de construcción y gestión de instalaciones de almacenamiento, una evaluación de costos y un sistema de financiación. El Ejecutivo comunitario dejará en manos de los países elegir el lugar de almacenamiento nuclear en función de las características geológicas y la opinión de los expertos. También permitirá acuerdos de gestión común de almacenes entre países miembros. Sin embargo, quedará prohibida la exportación de residuos fuera de la UE.Fuente: adnmundo.