¿Quién da nombre a los huracanes?

Muchos huracanes a lo largo de la historia han dejado a su paso ciudades enteras arrasadas y vidas humanas, por lo que probablemente no deberían ser fáciles de olvidar, aunque lo cierto es que es necesario un nombre corto y rápido para facilitar su memorización y uso. La idea de dar nombre a los ciclones fue del meteorólogo australiano Clement Lidley Wragge, que en el Siglo XIX ya utilizaba el alfabeto griego, nombres mitológicos e incluso nombres de políticos que no eran de su agrado para designar a estos fenómenos meteorológicos. En 1953 las tormentas tropicales del Atlántico eran nombradas por el Nacional Hurrican Center, donde se referían a los huracanes con nombres de mujer, cuestión que provocó la protesta, años después, de un grupo de Liberación Femenina, por lo que se empezaron a incorporar nombres masculinos a las listas. Seis listas rotativas. Actualmente es un comité de la Organización Mundial de Meteorología (OMM) quien se encarga de realizar este trabajo. Seis listas con nombres de mujeres y hombres (uno por cada letra del abecedario) denominan los huracanes que se aproximan anualmente y se utilizan de forma rotativa cada seis años. En el caso de que un huracán cause numerosos daños su nombre es retirado y no vuelve a utilizarse, como es el caso del huracán Katrina, que azotó el centro y sur de EEUU en 2005 y se convirtió en uno de los más devastadores de la historia del país. El hecho de que existan estas listas permite al mundo bautizar a los desastres y genera una conmoción especial si el nombre del huracán coincide con el propio. En el caso del próximo año la lista prevista para los ciclones del Atlántico incluye los nombres de Franklin, Irene, Whitney, Lee, Don, Philippe y María , entre otros. Fuente: ecodiario.