Un arrecife coral a punto de desaparecer

La polución y el aumento en la temperatura del agua, hacen peligrar un arrecife de coral en las costas de México. Probablemente no recibirá mucha ayuda de gobiernos de todo el mundo que se reúnen en Cancún para negociar un nuevo acuerdo climático. Su hasta ahora evasivo objetivo de limitar el calentamiento global a dos grados centígrados (3,6 Fahrenheit) es demasiado poco, demasiado tarde, asegura Roberto Iglesias, experto en corales. "Eso representa el final de los arrecifes de coral en el mundo", dijo el científico mexicano que trabaja en un centro de investigación marina en Puerto Morelos, a unos 20 kilómetros (12 millas) al sur de donde se lleva a cabo la conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático. Los arrecifes de coral son como junglas bajo el agua que albergan a un 25% de las especies marinas y ofrecen alimentos e ingresos a cientos de millones de personas, en su mayoría en países en vías de desarrollo. También sirven como mecanismos absorbentes del choque de repentinas tormentas generadas por huracanes. Pero muchos arrecifes, incluido este en una costa llena de hoteles, han quedado dañados por la contaminación del agua y la pesca excesiva, dejándolos vulnerables a océanos más calientes que blanquean los corales y a veces los matan, dijo Iglesias. Este año, el blanqueamiento global de corales llegó a su peor nivel desde 1998, cuando un 16% de los arrecifes del mundo murieron, dijo Mark Eakin, un especialista de arrecifes de la Administración Nacional de los Océanos y la Atmósfera de Estados Unidos. "Es evidente que vamos en camino de que este sea el segundo peor blanqueamiento registrado", dijo. "Todo lo que estamos esperando ahora es el recuento de organismos muertos". El arrecife mesoamericano de 1.100 kilómetros (700 millas) que recorre la península mexicana de Yucatán _la cual además sufre otros problemas ecológicos_ se salvó del blanqueamiento este año, pero otras zonas del Caribe se vieron afectadas seriamente, incluidas Tobago, Curazao, Panamá y las islas al norte de Venezuela. El blanqueamiento ocurre cuando las temperaturas más altas perturban la relación simbiótica entre los corales y las pequeñas algas que viven en su interior. Al expulsar los corales a las algas, los arrecifes de colores del arco iris se convierten en esqueletos pálidos y sin vida. Se trata de un panorama "espantoso" para buzos experimentados como Eakin, de 52 años. "No se imagina lo que es saltar al agua y esperar ver corales bonitos y llenos de vida para encontrarse que todos son de color blanco", dijo. Tan solo uno o dos grados centígrados (1,8-3,6 degrees Fahrenheit) por encima de lo normal puede ser suficiente para provocar blanqueamiento. Los corales podrían recuperarse si el agua se enfría y las algas regresan, pero quedan significativamente más débiles y más vulnerables a las enfermedades. El área mundial cubierta por arrecifes se ha reducido un 20% desde 1950 y otro 35% podría desaparecer en los próximos 40 años, incluso sin el impacto del cambio climático, según un reporte emitido en octubre por la Organización Mundial Meteorológica y la Convención de Diversidad Biológica. Fuente: adnmundo.