Enfrentamientos entre ecologistas y balleneros japoneses en el Antártico

Activistas defensores de las ballenas se enfrentaron hoy con balleneros japoneses en el Océano Antártico horas después de que los conservacionistas interceptaran a tres arponeros nipones, informaron los ecologistas. La organización "Sea Shepherd Conservation Society" (Pastores del Mar), con base en Estados Unidos, dijo que tres balleneros dispararon con cañones de agua contra barcos de los ecologistas para bloquear su paso hacia un cuarto buque japonés donde se procesan las capturas. "Tienen los cañones de agua apuntando contra nosotros ahora mismo así que estamos maniobrando entre el hielo mientras intentamos bloquearles", dijo a la emisora australiana ABC el presidente de la sociedad, Paul Watson. Los proteccionistas respondieron lanzando bombas de humo fétido contra los balleneros en un choque en el que no hubo ningún herido. Tres embarcaciones de la organización zarparon a mitad de diciembre para interceptar la flota ballenera japonesa e impedir que cacen estos cetáceos. "Los hemos encontrado antes de que hayan podido matar una sola ballena. Hoy no están cazando y nuestro reto es que sigan sin matar ballenas en los próximos días", dijo Watson en un comunicado en su portal de internet. La capitán del 'Gojira' uno de los barcos de Sea Shepherd, Locky MacLean, añadió en la nota que "nuestros tres barcos danzan peligrosamente entre el hielo mientras se enfrentan a tres arponeros de la flota ballenera japonesa". "Es bonito que mientras se enfrentan a nosotros no estén matando ballenas", dijo MacLean. La organización ecologista ya se enfrentó a los balleneros en anteriores ocasiones y, el año pasado, uno de sus barcos se hundió después de colisionar con uno de los arponeros. Japón caza gracias a un acuerdo con la Comisión Ballenera Internacional que le atribuye una cuota de capturas siempre que estas tengan como objetivo la investigación científica y no la comercial. Los ecologistas denuncian que la carne que no se utiliza para el estudio se vende para su consumo y que este es en realidad el principal objetivo de la cacería. La temporada de caza de ballenas en el Antártico dura entre diciembre y febrero. Fuente: EFE