¿Controlar el clima? Abu Dhabi logra precipitaciones en medio del desierto

Los científicos contratados por el mandatario de Abu Dhabi afirman haber generado una serie de precipitaciones sobre los Emiratos Árabes usando una nueva tecnología diseñada para otorgar al hombre el control sobre la meteorología. El proyecto secreto causó el pasado año más de 50 temporales de lluvia en el estado oriental de la región de Al Ain. La mayoría de las tormentas se produjeron en pleno verano, en los meses de julio y agosto, cuando lo más frecuente es que la región no vea la lluvia ni por asomo; durante algunas la lluvia incluso se transformó en granizo. Los sucesos dejaron anonadada a la gente que vive en Abu Dhabi y despertaron la preocupación por la violencia de algunas de las tormentas, que incluían vendavales y relámpagos. Lo que no sabían es que los científicos contratados por Sheikh Khalifa bin Zayed Al Nahyan, presidente de los Emiratos Árabes Unidos y mandatario de Abu Dhabi, había estado usando ionizadores gigantes para generar por todo el aire de Al Ain campos de partículas cargadas negativamente, o iones negativos. Como éstos ya eran conocidos por provocar la formación de nubes, la esperanza estaba en que también pudieran producir lluvia. Proyecto pionero. Helmut Fluhrer, fundador de Meteo Systems International, la compañía suiza contratada para supervisar el proyecto, dice en un vídeo corporativo confidencial: "Actualmente estamos impulsando nuestra innovadora tecnología de incremento de la precipitación pluvial en la región de Al Ain, en Abu Dhabi. Empezamos en junio de 2010 y ya hemos conseguido un número de chubascos". El proyecto está considerado como el primer sistema en producir lluvia a partir de cielos rasos, a pesar de que la generación de nubes usando sustancias químicas ya había sido llevada a cabo en otros países como China, tanto para inducir como para prevenir la lluvia. Científicos vinculados al Instituto Max Planck de Meteorología de Alemania siguieron muy de cerca el proyecto de Abu Dhabi y dijeron que estaban impresionados.Nuevas pruebas.Durante la investigación, los especialistas de Meteo Systems emplearon ionizadores para emitir partículas cargadas negativamente llamadas electrones. Su concentración en las zonas desérticas es especialmente elevada. Éstas son subidas entonces desde los emisores por convección, corrientes de aire ascendentes que se generan por el calor que despide la luz solar cuando se golpea con el suelo. La teoría acerca de este hecho es que, una vez que las partículas de polvo alcanzan la altura adecuada para la formación de las nubes, las cargas que llevan serán capaces de atraer las moléculas de agua que existen flotando en el aire y comenzarán a condensar a su alrededor. Estos resultados deben de ser confirmados por investigaciones adicionales. Fuente: ecodiario.es