Modifican genéticamente plantas que cambian de color ante explosivos

Investigadores de la Universidad de Colorado han conseguido modificar genéticamente plantas para que reaccionen y cambien de color ante la presencia de explosivos, informaron este miércoles medios locales. La investigación, liderada por la bióloga June Medford, busca "enseñar" a determinadas plantas a desarrollar "naturalmente" ciertas "proteínas de alerta" ante "estímulos amenazadores". "Hemos descubierto la habilidad de algunas plantas de actuar como detectores altamente especializados ante amenazas biológicas y determinadas sustancias químicas", afirmó la profesora de biología. Las plantas responden a su medio ambiente. "Las plantas no pueden correr o esconderse de las amenazas, así que han desarrollado sistemas sofisticados para responder a su medio ambiente. Las hemos enseñado cómo detectar cosas en las que estamos interesados para que respondan de una manera que podamos percibir y así nos digan que hay algo nocivo alrededor", explicó Medford. El proyecto, que comenzó en 2003 y tiene una financiación de diez millones de dólares, cuenta con el apoyo de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada sobre Defensa (DARPA, por su sigla en inglés) y la Agencia de Defensa de Reducción de Amenazas, ambos del Departamento de Defensa de EE.UU. La investigación forma parte de un departamento de investigación del Pentágono denominado Sistemas Biológicos de Salida y Entrada, encaminado a producir "diseños e ingenierías racionales de circuitos de regulación genética, sistemas de señales de respuesta y metabolismo". El equipo de Medford trabaja en un "modelo" para manipular estos receptores biológicos de las plantas de forma que reaccionen ante determinados químicos empleados en explosivos. Hortensias que palidecen al contacto de la glicelina. Hasta el momento el proyecto ha conseguido hortensias modificadas genéticamente que palidecen cuando entran en contacto con nitroglicerina. Sin embargo, Medford destacó que esto sólo ocurre en el ambiente del "laboratorio y bajo una luz constante", donde "no hay viento, no hay lluvia, no hay bichos, ni gente tirando café". Además, por ahora, las plantas de laboratorio tardan en mostrar reacciones visibles varias horas, por lo que el reto de Medford y su equipo ahora es conseguir que esta reacción se produzca en unos minutos. Medford indicó que las plantas de su experimento "podrían estar situadas en los aeropuertos y señalarnos quién es la persona que transporta los explosivos". Las plantas modificadas por el equipo de la Universidad de Colorado, no obstante, también pueden ser diseñadas para reaccionar ante sustancias nocivas en el agua o contaminación del aire en un determinado ecosistema. Fuente: EFE