La pérdida de la biodiversidad se acerca "a un punto de no retorno"

La pérdida de biodiversidad se acerca "a un punto de no retorno" de mantenerse las actuales tendencias, lo que reducirá "de forma importante" la capacidad de los ecosistemas para ofrecer bienes y servicios esenciales para el bienestar humano. Así lo sostienen los últimos estudios del Observatorio de la Sostenibilidad en España (OSE), informa hoy esta entidad en una nota con motivo de la celebración del Día Internacional de la Diversidad Biológica, el próximo domingo, día 22. Este año, las Naciones Unidas conmemoran la fecha bajo el lema "Biodiversidad y Florestas", en el que aúna dos de las principales preocupaciones medioambientales a nivel global. El Día de la Biodiversidad se instituyó en 2000 para conmemorar la aprobación del Convenio sobre la Diversidad Biológica ( 22 de mayo de 1992) durante la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro. El convenio, que entró en vigor en diciembre de 1993, define la biodiversidad como la variabilidad de organismos vivos de cualquier fuente, incluidos, entre otros, los ecosistemas terrestres y marinos, y los complejos procesos ecológicos de los que forman parte. Y se estructura en torno a tres objetivos: la conservación de la diversidad biológica, el uso sostenible de sus componentes y la participación justa y equitativa de cada país respecto de los beneficios derivados del uso de los recursos genéticos. De hecho, cerca del 75% de la biodiversidad del planeta se concentra en apenas 17 países, que no siempre son los que más se benefician de su riqueza. En el caso de Europa, España es el país con una mayor diversidad biológica, con más de la mitad de todas las especies del continente, alrededor de 85.000. Acoge al mayor número de especies de vertebrados (unos 570) y de plantas vasculares ( 7.600). Por otro lado, la ciudad japonesa de Nagoya acogió en octubre de 2010 la décima Conferencia de las Partes de la Convención sobre Biodiversidad, en la que 193 países acordaron cuotas de protección del 17% de la superficie terrestre y del 10% de las marinas. Además de adoptarse nuevas metas de financiación para el 2012, la cumbre elaboró un protocolo sobre recursos genéticos, el caballo de batalla de los países latinoamericanos, para el uso y distribución equitativa de los beneficios derivados de los recursos genéticos. Para cumplir Nagoya, la Comisión Europea presentó este mes la nueva estrategia para la conservación de la diversidad biológica, que establece objetivos y medidas prioritarias para reducir las amenazas a la biodiversidad europea en los próximos diez años. Entre éstas figuran: hacer efectiva la normativa vigente sobre protección de la naturaleza; mejorar y recuperar los ecosistemas; velar por la sostenibilidad de la agricultura y la silvicultura, y controlar las especies invasoras. Pese a los esfuerzos, los últimos informes del Observatorio de la Sostenibilidad constatan que agua dulce, materias primas, medicinas y alimentos "desaparecerán o se reducirán drásticamente, y con costes muy altos para la sociedad, si no se mantiene la integridad y el funcionamiento de los ecosistemas a nivel global". De ahí la importancia, dice el Observatorio, de que el hombre sea consciente de que forma parte de la biodiversidad y que su vida depende de cómo se relaciona con ella. "La OSE -asegura- trabaja para que el camino hacia ése reto sea más fácil". Fuente: ecodiario.es