Los líderes del G8 se comprometen a reforzar la seguridad nuclear

Fue en el marco de la cumbre realizada en Deauville,
 Francia, en la que analizaron lo sucedido en Fukushima.
 Los líderes del Grupo de los Ocho países más desarrollados del mundo (G8) afirmaron ayer su intención de mejorar la seguridad nuclear tras el accidente de Fukushima (Japón), el peor desde Chernobil, que se impuso como uno de los temas prioritarios en la Cumbre de Deauville (noroeste de Francia). Más de dos meses después de los devastadores sismo y tsunami del 11 de marzo, que dejaron 25.000 muertos y desencadenaron la catástrofe nuclear en la planta de Fukushima, “la solidaridad con Japón” y la “seguridad nuclear” dominaron las primeras reuniones de trabajo de los mandatarios. El primer ministro japonés, Naoto Kan, criticado por la manera como gestionó la crisis, detalló ante sus socios la situación actual en la central “gradualmente estabilizada” –según él– y anunció su intención de organizar en 2012 una reunión dedicada exclusivamente al tema de la seguridad nuclear. “Japón querría celebrar una cumbre internacional sobre la seguridad nuclear en cooperación con la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) a finales del próximo año” en su territorio, declaró durante el almuerzo con los líderes de Estados Unidos, Alemania, Gran Bretaña, Francia, Rusia, Italia y Canadá, según un responsable de su delegación. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, anfitrión de la reunión y gran defensor de la energía nuclear, había anunciado su intención de aprovechar esta reunión del G8 –cuya mayoría de miembros utiliza este tipo de energía– para sacar las lecciones de la peor catástrofe nuclear en 25 años. En las primeras reuniones, los líderes del G8 se pusieron de acuerdo para llevar a cabo “pruebas de seguridad periódicas e intensivas de todas las centrales nucleares”, explicó a la prensa la canciller alemana, Angela Merkel, quien se declaró “muy satisfecha” de este “avance innegable” que figurará en la declaración final de la cumbre. Rusia, que propone una nueva convención, también expresó su confianza en un acuerdo sobre seguridad nuclear porque “no hay alternativa”, dijo Nikolai Spassky, vicepresidente de la agencia nuclear estatal Rosatom. Firmada por unos 70 países, esta Convención, cuya aplicación está supervisada por la AIEA, fija las reglas de seguridad para el funcionamiento de los reactores nucleares pero no es vinculante. Los jefes de Estado y de Gobierno de los ocho países más industrializados destacan también en el texto la necesidad de “fortalecer” dicha convención y “aumentar las normas y las exigencias de seguridad nuclear. Fuente: adnmundo.