Irene dejó 19 muertos en su paso por Estados Unidos

Los estados más afectados fueron: Connecticut, Carolina del Norte, Florida, Maryland, Nueva Jersey, Pensilvania, Nueva York y Virginia. La tormenta se dirige ahora hacia Canadá. El huracán Irene, que finalmente se degradó a tormenta tropical en su recorrido por la costa Este de EE.UU. dejó al menos 19 muertos y cerca de cuatro millones de hogares sin electricidad. El presidente Barack Obama advirtió ayer que los efectos podrían durar semanas.  En una declaración desde la Casa Blanca, Obama subrayó que el impacto de Irene "se dejará notar aún durante un tiempo" y su peligro "aún no ha acabado". La secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, en tanto, advirtió también de que Irene sigue siendo "potencialmente muy peligrosa". Los trabajos de los equipos de asistencia aún se prolongarán semanas para hacer frente a las inundaciones, el principal riesgo. Hay al menos 19 víctimas, en los estados de Connecticut, Carolina del Norte, Florida, Maryland, Nueva Jersey, Pensilvania, Nueva York y Virginia. El último boletín del Centro Nacional de Huracanes ubicó a Irene, que fue rebajada hoy a tormenta tropical, en Nueva Inglaterra donde continuaba dejando abundantes lluvias pese a que los vientos se habían reducido notablemente, hasta los 80 kilómetros por hora, y se dirigía a la frontera con Canadá. «Irene» está localizada a unos 35 kilómetros al sur de Johnsbury, Vermont, y se mueve hacia el norte-noreste a una velocidad a 43 kilómetros por hora y en esta trayectoria se desplazará sobre el este de Canadá en la noche. Millones en daños. En Vermont, al norte del país, el portavoz del servicio de emergencias, Mark Bosma, calificó la situación en la noche del domingo de «horrible» e indicó que varias pequeñas localidades del estado «estaban totalmente cubiertas por agua», y afirmó que al menos una persona se encontraba desaparecida. «Irene», que ha recorrido más de 1.700 kilómetros, ha dejado a su paso por la costa Este de EE.UU. a 4,5 millones de personas sin electricidad, y las compañías eléctricas ya han advertido que podrían pasar hasta dos semanas hasta que todos los usuarios hayan recuperado el servicio. «La tormenta causó también el caos en el transporte aéreo y hoy sumaban ya a más de 10.000 los vuelos cancelados por la tormenta en todo el país, aunque los tres aeropuertos que sirven a la Nueva York anunciaron que retomarían sus operaciones a primera hora del lunes. Según una primera evaluación, los daños económicos ocasionados por Irene en EE.UU. podrían situarse entre los mil y los 4.000 millones de dólares. En Nueva York, el ciclón ha dejado numerosas inundaciones en las áreas de menor altura de la ciudad, pero los rascacielos de la isla de Manhattan apenas han sufrido daños, muy lejos del desastre que se temía si el primer huracán que amenazaba Nueva York en 25 años hubiera mantenido su fuerza. Fuente: adnmundo.