Canadá se retira del Protocolo de Kioto

Canadá se retiró el lunes del protocolo de Kioto contra el cambio climático al afirmar que el pacto no ayudará para un mejoramiento del clima. Ningún otro país había renunciado formalmente. El gobierno canadiense dijo el año pasado que no aceptaría nuevos compromisos vinculados con el tratado de Kioto, acción que fue secundada por Japón y Rusia, pero su renuncia al protocolo es otro revés para el pacto. El protocolo, inicialmente adoptado en Kioto, Japón, en 1997, busca combatir el calentamiento global. El anterior gobierno liberal de Canadá sí se apegó a él, pero el gobierno conservador del primer ministro Stephen Harper nunca lo aceptó. "El Protocolo de Kioto no incluye a los dos mayores emisores (de gases de efecto invernadero) del mundo, Estados Unidos y China, y por lo tanto no puede funcionar", dijo Kent. "Ahora está claro que Kioto no es el camino a seguir para una solución global al cambio climático. Más bien es un impedimento". Kent hizo el anuncio al día siguiente de que concluyeran unas maratónicas conversaciones sobre el clima en el puerto sudafricano de Durbán. Allí, los negociadores de casi 200 países llegaron a un acuerdo que coloca al mundo rumbo a un nuevo tratado climático en el 2015 que reemplace al de Kioto, el cual expira a fines del año próximo. El ministro consideró que el acuerdo de Durbán si representa una ruta adecuada. El acuerdo de Durban prevé un nuevo tratado con objetivos vinculantes para todos los países que entraría en vigor en 2020. "Nos permite continuar con la creación de empleos y el crecimiento en Canadá", dijo Kent. El anuncio del lunes no fue una sorpresa. Canadá enfrentó críticas internacionales en las conversaciones en Sudáfrica por los reportes de que se retiraría de Kioto. Kent ha dicho previamente que la firma del protocolo de Kioto fue uno de los mayores errores del gobierno pasado. El acuerdo exige a los países dar aviso un año antes de retirarse. Kent dijo que la acción le ahorra a Canadá 14.000 millones de dólares en multas por no alcanzar los objetivos de Kioto. "Alcanzar los objetivos bajo (el protocolo de) Kioto para 2012, sería el equivalente a sacar de circulación cada automóvil, camión, vehículo todo terreno, tractor, ambulancia, patrulla y vehículo de cualquier tipo en Canadá o bien cerrar el sector completo de agricultura y recortar la calefacción de todos los hogares, oficinas, hospitales, fábricas y edificios en el país", agregó Kent. El gobierno conservador de Harper se muestra renuente a afectar al dinámico sector canadiense de arenas de alquitrán, la fuente de gases de invernadero de mayor crecimiento en el país y una razón por la que ha renunciado a sus compromisos con el Protocolo de Kioto. Canadá tiene la tercera mayor reserva de petróleo del mundo, con más de 170.000 millones de barriles. La producción diaria de 1,5 millones de barriles de las arenas de alquitrán se espera que crezca a 3,7 millones para 2025. Sólo Arabia Saudí y Venezuela tienen más reservas. Sin embargo, los críticos dicen que la enorme cantidad de energía y agua necesaria para el proceso de extracción incrementa las emisiones de gases de invernadero. Fuente: adnmundo.