Ya son 360 los muertos por la ola de frío polar en Europa

La situación es gravísima en Ucrania, donde se cuentan al menos 135 fallecidos. Advierten que las heladas continuarán durante toda la semana.  Un frío gélido que ha cubierto toda Europa se cobró más víctimas en las últimas horas y provocó trastornos generalizados en los servicios de transporte, con advertencias de que las heladas temperaturas se mantendrían durante toda la semana. Al menos 360 personas han perdido ya la vida sin contar los fallecidos en accidentes de carretera, por calefactores defectuosos o inundaciones por el derretimiento de la nieve. En Ucrania, han muerto 135 personas desde que comenzó la ola de frío, cuatro de ellas el domingo, indicó el ministerio de Situaciones de Emergencia. El director del departamento de rescate del ministerio, Grigori Martchenko, indicó que desde el 27 de enero, unas 85.000 personas acudieron a los 3.300 puestos de asistencia donde pueden calentarse y comer caliente. En Lituania, doce personas murieron de frío durante el fin de semana, lo que lleva a 23 muertos el balance de víctimas, informó este lunes el servicio de auxilio. Los últimos balances disponibles daban cuenta de al menos 10 muertos en Letonia y uno en Estonia. En República Checa, la ola de frío dejó al menos 23 muertos. En Eslovaquia, se registró al menos uno. En Bulgaria, ocho personas murieron ahogadas el lunes en las inundaciones provocadas por el derretimiento de nieve en el sur, cerca de la frontera con Turquía. Para los próximos días, Bulgaria pronostica importantes tormentas de nieve y una temperatura negativa de hasta -17 grados Celsius. Unas diez personas murieron por el frío a finales de enero. En Hungría, doce personas murieron en los últimos tres días, anunciaron este lunes las autoridades en Budapest. En Rumanía, el balance por la ola de frío llegó este lunes a 36 muertos, según el ministerio de Salud. El ministerio de Educación anunció que las escuelas estarán cerradas el martes y el miércoles en once departamentos y en Bucarest. En los Balcanes, el balance era este lunes de 18 muertos: diez en Serbia, tres en Croacia, tres en Bosnia, uno en Montenegro y uno en Macedonia. Ante la nieve y el frío Serbia decretó el domingo por la noche una "situación de emergencia". Unos 70.000 serbios de pueblos aislados estaban cortados del mundo y 5.000 kilómetros de carreteras permanecían cerrados. En Italia, el balance era este lunes de 21 muertos. Las temperaturas seguían siendo muy bajas en el norte, con -10°C en Milán, mientras que la nieve apareció en los alrededores de Nápoles, en el sur. Este lunes por la tarde 29.000 hogares estaban sin electricidad, casi todos en la región de Roma, en donde se declaró el estado de catástrofe natural y la alerta meteorológica se mantiene hasta el viernes. El fantasma de un grave apagón eléctrico planeaba este lunes sobre Francia, especialmente en el sureste mediterráneo y Bretaña (oeste). El balance por la ola de frío era de cuatro muertos en este país. Suiza registró en la noche del domingo un nuevo récord de frío para este año, con una temperatura de -35,1°C en Samedan, en el cantón de Grisons, en el este del país, según el servicio meteorológico suizo. El frío en Suiza causó trastornos en el tráfico ferroviario. Las agujas ferroviarias estaban bloqueadas y tuvieron que ser recalentadas con calentadores, lo que provocó numerosos atrasos. En Gran Bretaña, el tráfico aéreo regresó a la casi normalidad en Heathrow, primer aeropuerto europeo, en donde la nieve provocó la cancelación de casi la mitad de los 1.300 vuelos previstos el domingo. La ola de frío también llegó al norte de África. En Argelia, la nieve y el mal tiempo han provocado desde el viernes la muerte de 19 personas. En Túnez, se registraron nevadas en el noroeste y en las regiones del interior, aislando pueblos y cortando carreteras, pero no hubo víctimas. Fuente: adnmundo.