Científicos españoles defienden las energías renovables

Científicos españoles han defendido en Túnez la necesidad de un cambio en el modelo energético a través de una revolución científica de energías renovables, en el marco de unas conferencias organizadas por el Instituto Cervantes de esta capital. El investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Pedro Gómez Romero, expresó que "llevamos un siglo quemando el capital combustible fósil y eso no es sostenible. Un siglo de energía barata -añade- nos ha hecho adictos al petróleo gastando energía de una manera obscena". "Se ha agotado el modelo de producción y hemos de buscar alternativas como una revolución tecnológica a través de revoluciones científicas y esto ha de pasar por la utilización de bio combustibles de segunda y tercera generación ". En esta línea, Romero puso de ejemplos la paja de maíz o las algas, el empleo de materiales fotovoltaicos como el silicio solar que "resulta barato" y por la energía solar. "El futuro está aquí en esas energías renovables y España tiene un papel relevante en energías renovables ya que en eso somos pioneros" añadió haciendo referencia a que España tiene alguna de las mayores centrales foto voltaicas que hay en el mundo. Hidrógeno. Otro científico del CSIC, Víctor Orea apostó por sustituir los combustibles fósiles por el hidrógeno. "Una solución tecnológica pasa por producir electricidad y agua limpia a partir de bacterias de aguas residuales a través de la producción de hidrógeno", opinó la fuente. Asimismo, Orea apuntó que en el futuro "el hidrógeno puede ser una solución a corto y medio plazo además de ser un sustituto de la gasolina ", si bien recalcó también las desventajas en su aplicación como el espacio que ocupa este gas y el aspecto relacionado con la seguridad. Orea también se refirió a las pilas de combustible que funcionan con hidrógeno como alternativa a las baterías ya que no hay que recargarlas, aunque subrayó el hándicap del coste para su aplicación. Por su parte, el investigador de Gamesa, Ignacio Uria,se refirió a los 10 años que esta empresa española de energías renovables lleva operando en el norte de África donde tiene operativos un total de 900 megavatios, de los cuales 240 corresponden a Túnez, donde han implantado un parque eólico en la región de Bizerta. El derecho de utilización de terrenos, la coordinación entre la eléctricas locales, o la inexistencia a veces de un marco legal, así como las dificultades de financiación por parte de los bancos, se hallan entre los problemas que tienen que solventar. Fuente: EFE Verde