Venganza animal: Santino, el chimpancé que planea sus ataques contra humanos

Santino, un chimpancé macho del Zoo Furvik en Suecia, se ha hecho famoso en todo el mundo por su 'mala costumbre' de disparar proyectiles a los visitantes. Se podría decir que al principio sus ataques eran improvisados, pero con el tiempo ha desarrollado una habilidad táctica. Según los investigadores del zoo, está estrechamente relacionada con el pensamiento humano ya requieren de una lógica que no todos los animales tienen. Al comienzo, Santino arrojaba cualquier tipo de objetos que tuviese a mano. Sin embargo, ahora antes de que los visitantes se hayan acercado a su hábitat, recoge piedras y palos y los esconde en determinados puntos. Cuando se acercan a verle, aparece de repente y arroja toda su munición contra la multitud. "Después de que un grupo de visitantes abandonara la zona del complejo, Santino fue al interior de una caseta y trajo un montón de heno, que colocó cerca de la sección del visitante, e inmediatamente después guardó unas piedras debajo", ha explicado Mathias Osvath, el director científico de la sección de primates del zoo. Lo curioso de esta actuación, es que la premeditación de los 'ataques por sorpresa' son una característica propia únicamente de los humanos ya que implica un pensamiento de qué pasará en el futuro que va más allá del instinto animal. Para Osvath, este comportamiento no tiene por qué implicar que el chimpancé se encuentre a disgusto con su vida en el zoo. "Es normal que los animales molesten a la multitud, forma parte de su instinto, especialmente en los machos", ha afirmado. "Además, los visitantes en ningún momento entran en contacto con los animales, ya que siguen un camino guiado". Un comportamiento "fuera de lo normal". Sin embargo, el comportamiento del chimpancé sorprende también en otro aspecto. "Algunos animales arrojan sus excrementos, pero Santino muestra su desprecio hacia éstos o hacia cualquier cosa pegajosa", ha explicado el científico. Además, después de observarle durante unos días, los investigadores y cuidadores han llegado a la conclusión de que Santino encuentra esta actitud y las reacciones de los visitantes, divertidas. Este chimpancé supone un nuevo interrogante en cuanto a la capacidad intelectual de los primates, y su relación con los humanos. Fuente: ecodiario.es