"Fuego sagrado" de Indígenas de tres continentes en Río+20

Centenares de indios procedentes de tres continentes se han reunido en Río de Janeiro para encender un "fuego sagrado" y dar inicio a 10 días de actividades paralelas a la Conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sostenible Río+20. La ceremonia se celebró este miércoles en una aldea llamada Kari-oca, instalada por los propios indígenas en una zona selvática en el barrio de Jacarepaguá de Río de Janeiro, a unos cinco kilómetros del centro de convenciones que acoge la Río+20. Cuatro indios encendieron el fuego al atardecer, en un claro del bosque en la falda de una sierra, con palos y paja, ante decenas de asistentes que tocaban música con maracas y con flautas. El líder maya Tata Pedro Cruz, procedente de Guatemala, afirmó que el fuego sagrado significa "el espíritu de Jau (dios) que está en cada persona" y supone un "mensaje de amor, de unidad y de hermandad". El jefe sioux Phil Jane, originario de Canadá, afirmó que "hoy es el día del cumplimiento de las profecías" en el que los pueblos que creen en la protección de la naturaleza "se van a levantar con un solo corazón". La pipa de la paz.  Los participantes fumaron una pipa de la paz, cantaron varios himnos dedicados a la madre tierra y a la unión de los pueblos y uno de los participantes lloró junto al fuego sagrado para honrar a los indios que murieron a manos del hombre blanco. Hasta hoy habían desembarcado en Río 350 indios, en su mayoría brasileños, a la espera que en los próximos días llegue el grueso de la delegación de 1.200 indígenas de otros países de América, África y Asia. Otra forma de proteger el medio ambiente. El líder nativo brasileño Marcos Terena explicó a periodistas que el objetivo del encuentro es presentar a los gobernantes que van a participar en la Río+20 su visión para la erradicación de la pobreza en el mundo y para proteger el medio ambiente. Terena afirmó que los indígenas reivindicarán que el desarrollo sostenible incluya también "el pilar cultural" y el respeto a los pueblos originarios. El líder de la etnia terena aseguró que las demandas de los indios tendrán una "visión global", por lo que no se llevará a la ONU ningún problema concreto como la construcción de hidroeléctricas en la Amazonía, que amenazan a varios pueblos brasileños. Hasta el próximo día 22, los indios van a organizar una serie de debates, asambleas y talleres para abordar sus principales problemas. Las reivindicaciones indígenas. Las reivindicaciones serán entregadas a los representantes de la ONU en unas jornadas de diálogos que se van a celebrar entre el sábado y el martes. Los indios también van a realizar una serie de ceremonias espirituales y unas jornadas de deportes tradicionales, que incluyen tiro con arco, el juego de la soga, lanzamiento de lanza y fútbol. Entre las tiendas de la aldea Kari-oca, se encuentran la cabaña de la sabiduría, donde se realizarán las asambleas y debates, y la "choza electrónica", donde se realizarán talleres de internet y de programas de edición fotográfica y de vídeo para los diferentes pueblos, según explicó Terena. La Río+20 se celebra en el vigésimo aniversario de la Cumbre de la Tierra de 1992 en Río de Janeiro y que también albergó una aldea de indígenas de varios países. Fuente: EFEverde