Un descubrimiento inesperado bajo el hielo ártico

Decía Antoine de Saint-Exupéry en su célebre libro "El Principito", que la belleza del desierto radica en que esconde un pozo de agua en cualquier parte, en el lugar más inesperado. Bien, pues algo así es lo que ayer anunciaba la NASA, que, mediante su expedición ICESCAPE, ha descubierto una enorme concentración de plantas microscópicas en uno de los parajes más inhóspitos del planeta: los hielos del Ártico. La directora del programa marino de biología de la Agencia Aeroespacial, Paula Bontempi, explicaba la noticia de esta manera tan visual: "Parte de la misión de la NASA es ser pionera en el descubrimiento científico, y esto es como encontrar una selva amazónica en medio de un desierto." Se trata de una gran floración de biomasa conocida como fitoplancton, un elemento clave en la cadena alimenticia de todas las especies marinas. Los datos indican que estas floraciones se extienden cientos de kilómetros, algo que ha dejado sorprendidos a todos los investigadores de la expedición, incluido Kevin Arrigo, director del ICESCAPE, que tras el hallazgo declaraba: "Si alguien me hubiera preguntado antes de la expedición que bajo el hielo se verían floraciones, yo les habría dicho que era imposible." Fuente: co.noticias.yahoo.com