Mar turquesa entre montañas

Laguna de Tota en Boyacá, Colombia.
Laguna de Tota en Boyacá, Colombia. / Fot: Usuario de Flickr elgatomagenta.
La Laguna de Tota es el mayor cuerpo de agua natural de Colombia.
¿Quién pensaría que en medio de la Cordillera Oriental, a más de 3.000 m.s.n.m., se oculta una imponente laguna, hija de un mar interior en los Andes de las eras mesozoica y paleozoica? 
La Laguna de Tota es el mayor cuerpo de agua natural de Colombia, con 44 km2 y posee aguas turquesas y playas de arena blanca que recuerdan océanos gélidos.
El más grande atractivo turístico de la laguna es su idoneidad para la práctica de pesca deportiva, de la cual se pueden obtener excelentes truchas arco iris. También es un escenario excelente para la práctica de deportes náuticos y la navegación. Todos los años hay un campeonato anual de pesca y deportes náuticos.
En medio de Tota hay tres islas: San Pedro, Santa Helena y, la más pequeña, Cerro Chiquito. A ellas se puede acceder en lancha y ofrecen un bonito paisaje para admirar. En el sur de la laguna está Playa Blanca, santuario para la adoración de los indígenas muiscas a los dioses un lugar de arenar blancas propicio para acampar y con una buena zona de restaurantes.
Tota significa “Tierra para la labranza” en lengua indígena
Un buen plan para pasar el día en los alrededores de la Laguna de Tota es visitar las poblaciones que conservan una arquitectura muy tradicional, entre campesina y colonial. Dichas poblaciones son: Aquitania, ciudad industrial; Iza, Cuitiva y Tota.
Este destino mágico está a 3 horas y media de Bogotá y significa “Tierra para la labranza” en lengua indígena. Por su altura, es importante usar bloqueador solar y llevar una buena chaqueta para resguardarse del frío.