Impacto ambiental del aumento de las temperaturas

Impacto ambiental del aumento de las temperaturas
El impacto ambiental del aumento de las temperaturas por el avance del cambio climático es, sin duda, uno de los grandes misterios que la ciencia está intentando dilucidar. Si bien se saben cuáles serán las consecuencias generales, el desafío se encuentra en conocer cuándo se producirá y de qué modo concreto afectará a unas u otras regiones.

Igualmente, la meta está en poder pronosticar de qué modo el caos provocado por el cambio climático provocará reacciones a distintos niveles, muchas de ellas en cadena, asociadas de forma directa o indirecta. Son muchos los interrogantes, en suma, que todavía necesitan respuesta, pero también es posible determinar, grosso modo, cuál será el impacto ambiental que se espera. Será en estas conclusiones generales en las que nos centraremos.

Un aumento de 4 grados para 2100
Si las emisiones de gases de efecto invernadero siguen al ritmo actual, el escenario es muy pesimista. Sin embargo, también es cierto que los científicos trabajan con modelos determinados, en función de los cuales obtienen unas conclusiones determinadas. Por lo tanto, no puede afirmarse que a finales de siglo se alcanzarán unas determinadas temperaturas como pronóstico inamovible.
La razón es sencilla: en caso de que las condiciones contempladas en el modelo o patrón empleados para realizar la investigación variasen de forma significativa por cualquier motivo (como una menor emisión de gases de efecto invernadero por un cambio de modelo energético o, por ejemplo, por el descubrimiento de nuevas tecnologías, etc.) su confiabilidad sería menor, lógicamente.
Impacto ambiental del aumento de las temperaturas
Aclarado esto, veamos qué impacto ambiental se espera cuando aumenten las temperaturas, según la ciencia. Para ello, citemos el pronóstico del IPCC, el grupo intergubernamental de expertos sobre el cambio climático o Intergovernmental Panel on Climate Change, de ahí sus siglas.
El IPCC estima que la temperatura de la Tierra podría aumentar 4 grados centígrados de promedio hacia 2100. En el mejor de los casos, lo hará en torno a los 2 grados, con respecto a la temperatura que había en la era pre-industrial.
Otros estudios igualmente rigurosos esperan temperaturas superiores en determinadas regiones del planeta, pudiendo subir 6 grados centígrados o incluso sumar 8 grados más al mercurio. Así lo ha concluido recientemente, por ejemplo, el nuevo estudio presentado por el Banco Asiático de Desarrollo (BAD), en el que analizaba las consecuencias del cambio climático en Asia y el Pacífico.