Las turbulencias en los vuelos aumentarán severamente, según estudio.

turbulencia

De acuerdo a un estudio publicado en Geophysical Research Letters, llevado a cabo por la Universidad de Reading, habrá mayor cantidad de turbulencias en los vuelos debido al cambio climático. La investigación indica que este fenómeno climático aumentará notablemente la cantidad de turbulencia severa mundial.
Las emisiones producidas por los seres humanos contribuyen en gran medida al cambio climático. Puede haber un poco de ironía de alto nivel aquí, pues la industria de la aviación es un emisor importante de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero.

Así, las turbulencias a una altitud crucero de trece mil metros se incrementarán sobre el Atlántico Norte (más de 180 por ciento), Europa (más de 160 por ciento), Norteamérica (más de 110 por ciento), Pacífico Norte (más de 90 por ciento) y Asia (más de 60 por ciento).
“La turbulencia del aire está aumentando en todo el mundo, en todas las estaciones y en múltiples altitudes de crucero. Este problema sólo va a empeorar a medida que el clima sigue cambiando. Nuestro estudio destaca la necesidad de desarrollar mejores pronósticos de las turbulencias, lo que podría reducir el riesgo de lesiones a los pasajeros y reducir el costo de las turbulencias para las aerolíneas”, señaló Paul Williams, profesor de Ciencias Atmosféricas de la Universidad de Reading y director de la investigación.
La turbulencia de cielos despejados es causada por cambios rápidos en la velocidad o la dirección del movimiento del aire.
Esto ocurre más comúnmente en y alrededor de una corriente invisible de aire que se mueve rápidamente, y es llamada la corriente de chorro, la cual se puede encontrar a una altura similar a la que los aviones comerciales vuelan, alrededor de 30.000 a 40.000 pies de altura.
La corriente de chorro generalmente ocurre entre el límite del aire caliente y el frío, y es más fuerte cuando la diferencia entre los dos es más fuerte, lo que ocurre durante los meses de invierno.
El estudio además advierte sobre el negativo impacto que las turbulencias provocan a nivel económico. “Aunque las turbulencias no suelen representar un peligro importante para los vuelos, es responsable de cientos de lesiones de pasajeros cada año, y de la mayoría de las lesiones a los tripulantes. Se cree que las turbulencias cuestan a los transportistas aéreos de los Estados Unidos hasta 200 millones de dólares anuales”, explica Luke Storer, investigador que también participó en el estudio.

Fuente: veoverde.com