Por una pedagogía humanista

Resultado de imagen para pedagogia
El papel de la educación en las transformaciones socioculturales de las comunidades, para la construcción del desarrollo humano, y sus procesos de enseñanza y aprendizaje, cada vez se hacen más urgentes, para llegar a ser humano integralmente formado.

La importancia de incorporar las prácticas pedagógicas en el saber humanista, no dejar de ser apto para el sector educativo, que solo sea posible desde los procesos holísticos, con una pedagogía que lleve a la innovación en el alfabeto teórico y práctico en pro del desarrollo humano. que también puede poner en práctica la competencia individual, también puede constituir creativamente las comunidades para el trabajo compartido y colaborativo, como condición solidaria de la política pública y de la educación en la gestión del desarrollo humano y social.
Cuando hablamos de una educación humanista, hacemos referencia, un tipo de educación, que pretende formar integralmente las personas, convertir a los educandos en miembros útiles para sí mismos y para los demás miembros de la sociedad. Por ello, es fundamental dentro de los currículos hacer énfasis, no solo en la parte cognitiva, sino en una formación, en la enseñanza de normas, valores y creencias que permiten ser apoyados para formar gente, gente de bien y profesionalmente capaz.
Hoy el modelo pedagógico para una educación humanista, exigente de las habilidades básicas de aprender a ser, a saber, a hacer y a convivir. El aprender a ser, orientar el desarrollo de las actitudes y los valores acorde a la dignidad de la persona; el aprender a hacer, involucrar la ciencia, las tecnologías en función del desarrollo de la competencia cognitiva; el aprender a aprender, llevar a cabo la capacidad crítica y la originalidad y el aprender a convivir, acceder al compromiso, la responsabilidad y el respeto, los componentes vitales del desarrollo integral de la persona.
Un maestro preocupado por una pedagogía humanista, una actitud perceptiva hacia nuevas formas de enseñanza, fomenta el espíritu cooperativo, intenta comprender a sus alumnos poniéndose en el lugar de ellos y actuando con sensibilidad hacia sus percepciones y sentimientos; siempre se rechaza o se tiene una postura autoritaria o egocéntrica.
Fuente: eldiario.com.co