Cumbre del cambio climático plantea retos al mundo

Los representantes de 197 Estados miembro, entre ellos Ecuador, discuten la hoja de ruta en favor del planeta. Foto: AFP

La Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático número 24 (COP24) es diferente a las ediciones pasadas. En esta ocasión se cumplen tres años del Acuerdo de París y los países ya deben definir los mecanismos para detener el aumento de temperatura. Desde el lunes pasado hasta el viernes 14 de diciembre, los representantes de alrededor de 200 países estarán reu­nidos en Katowice, Polonia, para diseñar un plan que permita que se limite el alza de la temperatura a 2°C respecto de la era preindustrial. La meta es que solo llegue a 1,5°C. Los estudios presentados en el marco de esta reunión no son alentadores y obligan a las partes a tomar medidas urgentes. 

Según la Organización de las Naciones Unidas, en el año 2017 las emisiones de gases de efecto invernadero volvieron a aumentar después de tres años de estabilidad y en el 2018 se ha registrado la cuarta temperatura media mundial más elevada desde que existen registros. Actualmente, la temperatura ya subió en 1°C. Si el mundo continúa como hasta ahora, se prevé que el aumento sea de 3°C hasta finales de siglo, lo que traería consecuencias para todos los ecosistemas y habitantes del planeta. El Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático de la ONU revela que, incluso la meta del Acuerdo de París debe acortarse y no se deben superar los 1,5°C. Si esto ocurre, dicen, se tendrán más episodios de calor extremo y probabilidad de sequías, lo que afectaría a los cultivos y a la producción de alimentos en regiones como América Latina. Por eso, hacen un llamado a tener mayores compromisos. Durante esta primera semana de la COP24 se ha hecho un anuncio para que los mayores responsables de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) busquen opciones para la reducción de estos gases. La lista de los más contaminantes la componen China, Estados Unidos, India, Rusia, Japón, Alemania, Irán, Arabia Saudita, Corea del Sur y Canadá. Algunos de estos países, como Canadá, Austria y Japón, decidieron emprender acciones y se sumaron a la propuesta del Reino Unido y Polonia para promover el transporte “cero emisiones”. En el segundo día de la COP, Antonio Guterres, secretario general de la ONU, explicó que esta iniciativa es importante, ya que es una forma de combatir la polución del aire. Esta -dijo- es la cuarta causa de muertes en el mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) también presentó un informe en el que se evidencia que entre los años 2030 y 2050 se calculan 250 000 muertes anuales adicionales en países pobres, debido al cambio climático. Las naciones en vías de desarrollo se supone deben recibir un apoyo financiero por parte de las grandes economías para la implementación de medidas de mitigación y adaptación al cambio climático. Sin embargo, un estudio reveló que las naciones más ricas no están cumpliendo con esta obligación. Estos informes hacen un llamado para que los países no solo actúen en su territorio, sino también fuera de sus fronteras. Ecuador es uno de los países que apoya este principio, más conocido como “responsabilidades comunes, pero diferenciadas” y actualmente se encuentra participando en la COP24 en Polonia. La delegación del Ministerio del Ambiente del Ecuador (MAE) está conformada por tres especialistas en negociaciones, quienes participarán en mesas y reuniones sobre temas como los lineamientos para los planes nacionales de acción climática y financiamiento. Al final de esta semana, se espera que los países puedan presentar una hoja de ruta que se enfoque a mejorar la situación ambiental del mundo.

FUENTE: ElComercio.com